Saturday, April 23, 2005

Santiago Roldós: Por una Sociedad Mejor!

Como muchas personas alrededor del mundo, en esta sociedad en que vivimos donde “el poder del dinero” es capaz de hacernos equivocar de nuevo y elegir a "superbananito" como presidente, esperan cada 15 días el salario que los ayudara a alimentarse; así también espero yo este periodo de tiempo para alimentarme de las palabras de un ingenioso y profundo ecuatoriano.


Este compatriota que profesa su amor a la nación como ningún otro, al punto de ser el principal opositor de el que él denomina “el más desvergonzado corrupto de nuestros políticos” –su tío. Y por más de una década este ciudadano nos ha alimentado en sus quincenarias columnas en revista Vistazo.


Santiago Roldós, el mismo que semana a semana impulsa la cultura y trata de inducir a los ecuatorianos en la maravilla del arte teatral y escénico porque con acierto nos dice, “la comunidad ecuatoriana está gravemente enferma. Hay anemia cultural e intelectual”.


El mismo que semanalmente repudia la desvalorización del ser mas sublime de esta tierra -la mujer. Degradación que se facilita, según su columna, gracias a espacios televisivos como Mi recinto, espectáculos populachos de Sharon, comerciales de televisión y mas, que nos “embrutecen” y no nos permiten ver mas allá del cuerpo. Santiago, el mismo ecuatoriano que repudia la opresión que ejerce el país nórtico hacia los países subdesarrollados.


Y como no recordar su frase “Asistimos a guerras que no nos pertenecen, defendemos valores que no tenemos”. Pero no solo se opone a la opresión de sociedades foráneas sino también que rechaza la falta de igualdad entre hermanos ecuatorianos. Como en la columna de Lupo Quiñónez, que escribiera hace algunos años y que es una de mis preferidas.


El mismo individuo con el que en contadas ocasiones discrepo, pero con el que, sin conocerlo mas allá de sus columnas en Vistazo, creo que converjo en el sueño de aportar a nuestra sociedad lo poquito que podemos para que juntos los ecuatorianos podamos construir un Ecuador lleno de valores esenciales como la justicia, la igualdad, la hermandad, el amor, la paz, la solidaridad, la honestidad, el razonamiento y tantos otros.


Y soy muy optimista de que existen miles de jóvenes que queremos la resurrección de la patria. Los vimos en las calles durante más de una semana, protestando por la resurrección de los valores en el gobierno, formando grupos de concertación para proponer ideas necesarios y fundamentales para el cambio y el progreso de la patria.


Pero también debemos ser autocríticos. Y talvez sea muy idealista en este sentido, pero creo que las jornadas heroicas de protesta en Quito deben llamar a la reflexión también a nosotros los protagonistas. Que los niños y jóvenes presentes en las manifestaciones regresemos a clases y seamos mejores estudiantes. Que entendamos que al copiar en un examen estamos impulsando lo mismo que queremos eliminar –la corrupción.


Con distintos resultados, claro que si, y en distintos niveles pero en esencia propagando las misma acciones de mentira, estafa y putrefacción de los valores. Que los dueños de negocios pequeños y empresas regresemos a nuestros cargos y sepamos remunerar de la mejor manera a nuestro empleados, caso contrario de que sirve protestar que el gobierno no cumpla con sus salarios. Que los empleados y servidores públicos respeten a los clientes caso contrario seria una falacia el haber salido a las calles a protestar.


Que estas protestas hayan sido unas protestas profundas no solo en contra de los políticos sino en contra de la sociedad en la que nos desarrollamos y que nos sirvan para mejorarla. Para hacer de nuestro Ecuador un país mejor.