Tuesday, May 31, 2005

Quotes of the Week! Y un Asunto Pendiente



Un par de semanas atrás, cuando salía a vacaciones, (merecidas por cierto, después de un agotador semestre) pensé que iba a tener más tiempo para postar cosas nuevas en este blog. Sin embargo, alejado de la rutina de levantarme diariamente para asistir a clases, hacer deberes a determinadas horas, conectarme al Internet en otro momento, y otras actividades diarias; mis días se han llenado de actividades placenteras llenas de sorpresas y alegrías, junto a personas queridas. Por este motivo no he tenido tiempo de presentarles nuevos temas.

Quiero aprovechar esta oportunidad para cumplir con un asunto pendiente. Cuando comencé con este blog, un amigo, me presento un ensayo acerca de un libro que acababa de leer, para darme a conocer sus pensamientos y al mismo tiempo preguntarme mi opinión acerca de lo escrito. Decidí poner ese artículo en el blog, y compartir sus ideas con todos. Mi análisis en esa oportunidad se limitó a dos o tres oraciones en las que le daba a conocer puntos esenciales sin mayor profundidad, pero prometí abordarlo en una forma mas ampliada en el futuro. Creo que ese tiempo ha llegado, especialmente por que he recibido el comentario de otro amigo (que lo tomo como la cita de la semana) y dice:



"En cualquier caso, se vuelven muy valederos y ciertos los juicios emitidos en tu ensayo, mi querido Pato. Ahora bien, creo sinceramente que debemos dejar de lado de sentir pena por nosotros y nuestra triste historia. La realidad debe ser que, tenemos la capacidad de cambiar, tenemos las ideas, […] cambiemos de actitud. Precisamente los pueblos que no han aprendido de su historia están inevitablemente destinados a repetirla. Hablas de la oligarquía, como si la misma tan solo se limita a la clase adinerada, me gustaría ampliar el concepto, la oligarquía mas bien se ha convertido en una actitud hacia la vida, sabes que existen oligarcas pobres, pues son aquellos tontos útiles que por un puestito en el aparato burocrático, se transforman en plataforma para sostener el estado de poder, así se han transformado en oligarcas de conciencia, no me crees?, miremos en nuestra pequeña ciudad (Otavalo), ves a aquellos que por un puesto han vendido su conciencia y libertad?, esos mismos, son los oligarcas de piso, los que dejan que los oligarcas de elite abusen y manden. Mi comentario final, cambiemos y no dejemos que esta actitud de sentir pena por nosotros mismos nos lleve a una rebeldía sin causa. "



- cazador1397.


Quiero comenzar mi análisis tomando un punto congruente que me parece es lo mas importante de los dos. Y es que coincido plenamente con estas dos personas, en que nuestro futuro, esta en nuestras manos, y en las acciones que realizamos en el presente.

Mi experiencia alejado de mi país me ha abierto los ojos ante nuestra sociedad, la cual la he encontrado gemebunda en su máxima expresión de la palabra y en todos los ámbitos. Siempre optamos por las cosas mas fáciles y si son hechas por nosotros mucho mejor. Desde la escuela cuando mandamos a hacer los trabajos, pagamos por que nos den haciendo consultas, copiamos en las pruebas y exámenes y luego para colmo nos hacemos las victimas acusando a nuestros profesores como los culpables de nuestro pobre rendimiento.

Y esto con el paso del tiempo se hace una costumbre practicada en todo nuestro entorno.

Que pena es ver que por más corrupción e intereses que existan en el gobierno Estadounidense siempre hay ese sentimiento de patriotismo y esa fuerza que impulsa a todos a salir adelantes, mientras en nuestros países preferimos adoptar símbolos y héroes ajenos. Me pregunto que tuvo que ver Che Guevara con el Ecuador?

Nos creemos revolucionarios, pero nos limitamos a utilizar en nuestras banderas la cara de un argentino ya muerto, en lugar de nosotros mismos convertirnos en la reencarnación de los buenos principios de los héroes mencionados en el ensayo por Patricio como Atahualpa, Bolívar, y los revolucionarios como Zapata y el mismo Che Guevara. Que pena es ver que estas banderas se aglomeran los estadios de fútbol, como que el respetable argentino hubiera gustado del fútbol ecuatoriano. Agitando banderas con símbolos ultrajados de países ajenos y revolucionarios fallecidos, no vamos a lograr una revolución (entiéndase cambio), la revolución la logramos con nuestras acciones diarias destinadas a conseguir las reformas deseadas.

Es hora de la revolución, pero una revolución iniciada con principios propios, con los avances que demanda un mundo en constante progresos. Olvidémonos de revoluciones con principios que totalmente fallaron en el pasado, encontremos el mejor camino para el progreso en el mudo actual en el que los principales protagonistas deben ser nosotros mismos con nuestros principios, y las caras desplegadas en las banderas deberían ser nuestro amor por la patria y el deseo de hacer de este Ecuador pequeño una Patria grande.



Este post fue iniciado el martes 31 de mayo, pero después de ver imágenes del Partido Liga -River, en la casa Blanca, donde abundaban banderas mencionadas, este post cambio su dirección y lo tuve que acabar hoy, miércoles 1 de junio.