Thursday, August 18, 2005

Orgullo de ser Ecuatoriano!



Debo comenzar diciendo que la serie de relatos que inicié la semana pasada, que pretendían tratar varias fases e intentos de liberación de nuestro pueblo y otros que todavía siguen vigentes en nuestros días, han dado un pequeño giro. También creo necesario hacer pública mi tristeza al comenzar a redactar esta segunda entrega. Es que la verdad no entiendo como la celebración de un hecho patriótico de importancia, sino histórica pues si cívica, como el Primer Grito de la Independencia ha sido tomado por diversas personas en maneras que simplemente destruyen nuestro amor y orgullo de sentirnos no guayaquileños, no quiteños, no monos y no indios o cholos pero ECUATORIANOS.

En efecto, mi colega Don Xavier ha tomado una posición extraña y no digna de un ecuatoriano de corazón. Es así, como a Don Xavier quien con su simple y sencilla forma de escribir sus experiencias en la vida y sus pensamientos acerca de variados temas, es uno de los bloggeros más reconocidos en la ecuablogosfera; y a quien desde este sitio lo he apoyado, defendido y admirado cuando la situación lo ha requerido. En esta oportunidad, debo rotundamente criticar y recriminar su descripción de esta fecha como “la farsa del 10 de Agosto”.

Si bien el 10 de Agosto, como el profesor Mauricio Carrera G nos presenta, no fue el primer grito de la independencia Latinoamérica debido a que “en la América Hispana existieron importantes insurrecciones como la de Túpac Amaru en 1780, en Perú, o la de los Comuneros en 1781, en Colombia” Y además “Chuquisaca y La Paz ciertamente realizaron declaraciones independentistas antes que Quito”. También es cierto el 10 de Agosto ha representado una fecha de valor cívico de enorme importancia en nosotros los ecuatorianos. Solo basta recordar que hasta hace un par de años era el 10 de Agosto la fecha elegida para posesionar a los mandatarios electos.

El 10 de Agosto hemos estudiado en nuestras escuelas, dice WR276 es la fecha en que, “este país dio allá por 1809 el puntapié inicial en la búsqueda de crear una nación libre de toda atadura impuesta y, para bien o mal, gestora de su propio destino”. Y puede que esto que aprendimos no llegue a ser verdad en un 40%; pero ustedes creen que la historia que se estudia en las aulas de los Estados Unidos con respecto a la independencia de este país o las guerras tanto civiles como mundiales que ha enfrentado llegan a ser 40% verdaderas. Pues la respuesta es no, sin embargo hay que admirar el orgullo con que los americanos defienden varios mitos y celebran estas fechas como debe ser, con orgullo y amor a su propio terreno.

Don Xavier nos dice, “soy ecuatoriano y amo a mi país, pero creo que no es lógico crear un sentimiento de país basado en MENTIRAS… Si seguimos creyendo en esa y otras leyendas nunca saldremos de nuestro subdesarrollo”.

Pues le invito a revisar la historia de los países desarrollados y estoy totalmente convencido encontrara varios mitos, leyendas y mentiras que son fuentes de sentimientos profundos de amor a la patria que pertenecen y que los han ayudado a progresar.

Es eso lo que nos diferencia a nosotros “los pobres ecuatorianos” y las “grandes potencias del mundo”, mientras los últimos festejan con algarabía mitos y orgullosamente se presentan con el nombre de su país en el pecho por otro lado nosotros mismos nos encargamos de destruir estos sentimientos en nuestros compatriotas. La historia es historia, verdad o mentira no cambiara el momento que estamos viviendo. Pero si puede ser utilizada para generar sentimientos de pertenecía y afección a una tierra que es nuestra.

Por último quiero explicar que seguire escribiendo acerca de la independencia, pues como Rafael Méndez Meneses lo dice, todavía no somos independientes y de esto trataran mis otras entregas de esta serie, como lo pretendí hacer desde el principio celebrando el mes de Agosto, el mes del Primer Grito de la Independencia.

Esta semana los planes cambiaron pero seguiré en el intento de generar amor y orgullo en los habitantes de mi tierra, mi querida patria llamada no Guayaquil, no Quito, no Cuenca u Otavalo pero Ecuador. Ecuador por que la línea ecuatorial nos dio ese nombre y del cual debemos estar orgullosos. De la misma manera que a muchos países su situación geográfica les dio su nombre y ellos lo pronuncian orgullosamente.

Por que si nosotros no somos nosotros los que presentamos orgullosos y con amor, las riquezas, cultura y valores ecuatorianos, nadie lo hará por nosotros.

Desde este espacio digo que estoy orgulloso de haber nacido ecuatoriano y si son leyendas las que nos hacen crecer en amor propio pues bienvenidas sean y en inspiración se conviertan para ayudarnos a trabajar por un futuro mejor.



Keywords: , .