Sunday, March 26, 2006

Se Acabó el Paro

En estas semanas el país ha vivido convulsionado, nada nuevo para el Ecuador que se ha acostumbrado a soportar protestas cada vez que a los “lideres” políticos se les ocurre o simplemente necesitan llamar la atención.


En un año de elecciones y con importantes temas para el progreso y desarrollo del país en la mesa de negociaciones no hay mejor oportunidad, para aquellos que por sus propios errores y compromisos políticos perdieron credibilidad, para recuperar el protagonismo.


En eso se resumen las dos semanas de protestas en las que estuvo sometido el país, ya que en el fondo no creo que pase del 1% de los protestantes, lo que verdaderamente sabían de qué se trata en TLC y porque y en contra de que se pronunciaban.


Pese a los efectos -positivos y negativos- que este acuerdo producirá, no esta de ninguna forma justificada las acciones violentas, destrucción y paralización de nuestro país. Supuestamente los manifestantes se jactan de que peleando se han ganado muchas batallas, sin darse cuenta que la violencia solo genera eso mas violencia y caos que nunca nos sacaran del precipicio en que hemos caído como país.


Pero el desconocimiento y fobia, de nosotros como población, a tratados tiene como principales responsables a la clase política, porque ya varias veces han vendido nuestro país y no seria nada raro que estos personajes sigan regalando nuestra soberanía. Si nosotros tuviéramos políticos que se preocuparan del progreso y el orgullo nacional antes que del dinero del que se pueden beneficiar personalmente, de seguro Estados Unidos tuviera en cierto grado inseguridad de firmar un tratado con Ecuador.


Lo que las protestas han ocasionado son pérdidas irrecuperables, tanto en el campo agrícola, con productos que no se comercializaron y perdieron, como en el turístico con personas que no viajan por medio de quedar atrapados en medio de una protesta, y por supuesto el campo económico que aparte de lo señalado anteriormente se suma las destrucciones producidas.


Lo peor del caso es que las pérdidas no frenan cuando cesa la medida de hecho, sino que continúan, porque la actividad no se reanuda de un momento a otro. Principalmente, en el sector turístico ya que la gente no visita otras provincias por temor a llegar y quedar atrapadas por un nuevo paro.


Haber si un futuro actuamos como un pueblo que busca su desarrollo en el siglo XXI, y no un pueblo que ha quedado estancado en el XIX. Haber si un futuro encontramos formas de protestar que lleven a diálogos y acuerdos nacionales, no a pérdidas y muertes sin ninguna salida positiva como nos hemos acostumbrado. Haber si llega la hora en que pensemos en el bienestar del país del que somos parte y no solo en sacar ventajas políticas personales.


Haber si Ecuador al fin llega a significar algo por que luchar en nuestros corazones, no en contra de nosotros mismos sino por su progreso, haber si nuestros hijos pueden orgullosos decir soy ecuatoriano en cualquier lugar del mundo. Haber si juntos buscamos mejores días para nuestro país!