Thursday, January 25, 2007

Felíz 50!


Un partido de fútbol esta compuesto de dos tiempos de 45 minutos.

Ha sido tan intensa esta primera etapa, tan sacrificada, tan llena de emociones, de victorias de metas alcanzadas y por que no? ha tenido su dosis de tristezas, derrotas, sufrimientos que los quiero llamar experiencias, de las que tu, mi padre, has aprendido y has sabido transmitir a tus hijos, hermanos y amigos cercanos, que el juez celestial ha decidido extenderla hasta los 50 años.

En esta primera etapa reconozco hubo miles de oportunidades en las que omití palabras que sentía, hubo miles de sentimientos que nunca pronuncie, e incluso frases que cambié por otras que no eran las que precisamente concebía. Pero llegan momentos como este en los que percibo indispensable repetirte mil veces que te quiero, que todos tus hijos te queremos que tu familia es dichosa con tu presencia y te agradecemos por lo que has hecho de nosotros.

Gracias padre por enseñarnos a crecer, a través del sacrificio, del estimar las cosas no por su precio sino por su valor, del concebir la familia como único núcleo de amor verdadero y sinceridad.

Gracias por el ejemplo de honradez, de trabajo, de sencillez, de humildad, de amor, por enseñarnos a madurar por con los desacuerdos, de las verdades oportunas y por hacernos saber tus descontentos en el momento exacto...

Gracias por enseñarnos a entregar todo de nosotros, de una forma intensa, sin esperar nunca nada cambio, por los consejos y los regaños también, por enseñarnos como es la vida...

Gracias por estar a nuestro lado en el momento justo y el más anhelado, por compartir todas nuestras victorias y también nuestras derrotas por estar junto a nosotros siempre en el corazón aunque hayamos estado separados por las distancias físicas. Porque cuando necesitamos sentir tus brazos y escuchar un aliento, un te quiero... te juro que pese a no estar juntos te pudimos sentir y escuchar.

Repito que eres el mejor ejemplo para tus hijos, hermanos y personas que te rodean, un ejemplo de que con sacrificio y apegado a las leyes impuestas por el creador se puede encontrar el cielo aquí mismo en la tierra.

Padre si bien he comenzado diciendo que has empezado a vivir el segundo tiempo de tu vida, estoy muy seguro que por la forma en que has llevado esta primera etapa alcanzaras los tiempos extras, junto a las personas que te amamos, en perfectas condiciones, cosechando más éxitos, más felicidad, y lo mas importante más amor.