Monday, July 23, 2007

Fundación Crezcamos Juntos


En la entrada anterior hablaba del Gobierno de Otavalo y su gestión por erradicar la niñez que vive en la calle, a través de la reincursión de los pequeños a sus hogares.

Como bien trataba de decir existen varios problemas que este reingreso a sus familias puede traer, como bien dice La-Co estos menores, “no son chicos caprichosos que se escapan de sus casas porque no quieren ir al colegio, son chicos que no tienen casa, o que en la casa les pegan o los maltratan, o ... mejor ni pensar”.

Sin embargo, quería al mismo tiempo y sobretodo, destacar la labor del Gobierno Municipal de Otavalo, en estos últimos años, con acciones como estas que buscan el progreso de mi gente, de mi ciudad.

De todas maneras, no se necesita ser funcionarios gubernamentales, ni poseer grandes riquezas para provocar cambios trascendentales en las personas necesitadas, y la Fundación Crezcamos Juntos, no demuestra que solo basta la buena voluntad para ayudar a los mas pobres.

Esta organización, de amigos otavaleños, con quienes he tenido la oportunidad de intercambiar ideas y sobre todo admirar su voluntad, desea armar planes estratégicos de ayuda dirigida a las familias Otavaleñas de escasos recursos.

Para eso nos presentan un video, de introducción de parte de los miembros de la fundación como también una invitación a jóvenes de mi ciudad y porque no de cualquier lugar del mundo para unirse a luchar por un mismo fin... AYUDAR A QUIENES NECESITAN.

Los pasos que la fundación esta dando, como sus integrantes mismo lo dices, son lentos pero seguros de alcanzar la meta, con el ánimo pujante.

Admiro a este grupo de amigos, y me comprometo a tratar de ayudar en sus metas y extender la invitación a muchas otras personas de corazón solidario. Porque para ayudar no se necesita de nada mas que la buena voluntad ya que la mano de Dios siempre esta presente en obras de buena caridad.

Si quieres conocer mas de la Fundación Crezcamos Juntos
y sus objetivos, mira el video y visita su sitio web.

Como ellos nos dicen: ¡Recuerda! la alegría se multiplica cuando la dividimos.